11 señales para detectar si un hombre acaba de tener sexo. No volverá a engañarte…


Los hombres tienen la capacidad de no mezclar sentimientos: por la mañana se acuestan con otra y en la tarde llegan como si nada, diciéndote ¨te amo¨. Pero hay señales que los delatan y ni siquiera se dan cuenta. ¡Tranquila!, tampoco es para que actives tu radar de novia psicópata, sólo es cuestión de que pongas atención en los detalles; cuando un hombre tiene relaciones no sólo cambia de humor…




Hay actitudes, malestares y evidencias que te gritan que algo anda mal. Pero antes de sacar conclusiones corrobora que no sea una simple coincidencia, o quedarás como enferma mental. ¿Lista? 


1. Problemas al venirse 


¿Tarda en venirse? ¿Se vino a los pocos minutos? Si cuando lo hacen generalmente no tienen problemas de este tipo, tal vez tu chico ya trae a su ¨amiguito¨ cansado, viene de descargar millones de espermatozoides y para el segundo ¨round¨ contigo apenas le quedan unos cuantos. Claro, tampoco eres experta en medir fluidos, pero una conoce la cantidad de su chico, ¿o no?

2. No tiene ganas. 


¿Es en serio? ¡Un hombre te está diciendo que no tiene ganas! Estudios psicológicos señalan que ellos tienen en promedio 19 pensamientos al día relacionados con el cachondeo, 10 veces más que las mujeres, ¿y te está diciendo que no quiere ¨hacerlo¨? Cariño, ese chico viene de darse un buen revolcón con la otra. Cuando están en la cama pueden repetirlo 100 veces si quieren, pero si cambian de lecho y de pareja se les van las ganas. 

3. Olor en su ropa. 


¡Corazón!, una cosa es que quieras hacerte de la vista gorda -¡se vale!- y otra, muuuuuy diferente, que de verdad tu novio venga de misa. Si al menos es precavido, usa ¨globito¨ y no anda buscando enfermedades en las partes de otras, el olor lo va delatar: el látex se queda en la piel. Eso sin contar que conoces perfectamente el olor que desprende después de ¨hacerlo¨, así que ni te diga que se aventó tres vueltas en el parque. 

4. Su ¨amiguito¨ no se para. 


Resulta que todo empieza perfecto: caricias, besos, jugueteo con los dedos, y tú simplemente ya te mueres de ganas de que te lo haga sin parar. Pero -¡ouch!- dijo su ¨amiguito¨ que siempre no y a la mera hora el pobre no puede ni con su alma. Oye, pues tampoco son máquina; sí aguantan, pero dos a la vez es mucho y si no tienen práctica, peor. La otra lo dejó más cansado que si hubiera cargado la cruz en el viacrucis y tú quieres aventarte el Kamasutra completo. No se va poder...

5. Muy relajado. 


¿Qué, no se supone que viene del trabajo o de la escuela? Entiendo que le guste lo que hace, ¿pero tanto como para llegar con una enorme sonrisa, enérgico y no sin discutir por nada? A menos que se haya fumado un cigarro mágico…, pero si no le entra a eso, de plano la liberación de las hormonas de la felicidad se llevó todo su estrés en los brazos de una linda chica. 

6. Está cansado. 


¡Alerta! Créeme, no estoy exagerando. Dime las razones por las que tu chico se cansa; ya va ser una semana que no te toca ni con las yemas de los dedos y está cansadísimo. ¿Por qué? De verdad, si una buena lencería y masajes amables para su ¨amiguito¨ no funcionaron, algo no está bien. 

7. ¿Le duele el cuerpo? 


Si hay un ejercicio que se puede comparar con media hora de cardio, una hora de pierna y media levantando pesas, sin duda es tener relaciones. A la mera hora de la ¨acción¨ eres más flexible que un chicle y nada te duele, pero al siguiente día sientes como si te hubieran arrollado por toda la carretera, el dolor sale a la luz… ¡exacto!, como tu chico quejándose de dolores ¨raros¨ que no tiene idea de dónde vienen. 

8. Maquillaje y labial. 


¨Aunque usted no lo crea¨, aún hay amantes malvadas que aplican lo de dejarles labial o maquillaje en la ropa, sólo por el gusto de saber que ¨la oficial¨ se va a retorcer como almeja con limón. Y, claro, hay hombres que no ponen atención y ni siquiera dan una revisada a su ropa. ¿Qué te va decir? ¿Que tropezó con una compañera y lo manchó? 

9. ¨El primo de mi amigo¨. 


Tu chico es más predecible que una película para adultos, SIEMPRE hace lo mismo: empieza con la del misionero y termina con la de perrito. Pero últimamente trae ideas ¨nuevas¨ que le dijo el ¨primo de un amigo¨. ¿En serio, crees que otro hombre le dio tips de cómo ponerte en la cama? ¡No, cariño!, tu chico está deslumbrado porque la otra le hace maravillas y quiere aplicarlas contigo. ¡Qué considerado

10. Te compara. 


Las ¨otras¨ son algo así como la fantasía de los hombres hecha realidad, con ellas no hay discusiones ni reclamos. ¿Celos? ¡Por favor! Si están acostumbradas a compartir a los hombres, los esperan sólo para darles ¨amor y comprensión¨. Así que no te sorprendas cuando empiece a sacar a relucir tus defectos; de amargada, histérica y loca no te va bajar. Y entonces tiene que voltear la moneda, diciéndote que si fueras diferente su relación sería otra. 


11. Su espalda dice la verdad.


Aunque no lo creas su espalda siempre será el mejor lugar para buscar si sientes que tu pareja te está siendo infiel, es ahí donde puedes encontrar diferentes marcas de "batalla" como rasguños y heridas, además de aromas y marcas de maquillaje que tú no le hiciste. 

Así que ¿seguirás en tu cuento de hadas?
Recomendados
Recomendados