10 errores que todas las mujeres cometen con su ropa interior. Ya es tiempo de que aprendas…


La ropa interior es algo tan común para las chicas que ni siquiera le prestamos la atención necesaria, nos preocupamos por ver si combina el calzón con el ¨bra¨, si nos va bien con la ropa que usaremos o si se transparenta, pero ¿qué hay con el daño que nos puede provocar? Algunas prendas se nos ven divinas pero son dañinas para la piel. A la hora de elegirlas es necesario que tomemos en cuenta cada detalle o nos causarán problemas. 



Aquí están los errores más comunes que cometemos al usar ropa interior: 

1. Dormir con calzones. 


Un estudio reciente en Estados Unidos reveló que una de cada tres mujeres duerme sin ropa interior, y no precisamente por gusto. Los expertos han demostrado que hacerlo trae beneficios para la salud, ya que es importante que la piel tenga respiro.  Mientras dormimos las partes privadas siguen produciendo sustancias y con la ropa interior sólo guardamos las bacterias. 



2. ¡Cuidado con el encaje! 


La mayoría de las chicas se dejan llevar por lo ¨bonito¨, las prendas con encaje las vuelven locas, sobre todo si tienen detalles que hacen resaltar sus atributos. Pero es importante que sólo las usen en momentos especiales, porque tienen poco algodón e impiden que la piel transpire de forma adecuada. La ropa interior tejida absorbe más humedad y provoca infecciones. 

3. Usar cualquier jabón. 


Si por alguna razón empiezas a tener comezón inesperada o irritación, es posible que la causa sea tu jabón. En el mercado hay inmensa propuesta de marcas con perfumes y cometemos el error de querer oler a flores. ¡No!, tus partes tienen un olor natural y mientras no haya infección no es desagradable. Así que utiliza jabones hipoalergénicos o neutro. 

4. Usar frecuentemente seda o licra. 


Toda mujer tiene por lo menos un calzón de licra en su cajón; es la solución perfecta para moldear el trasero, no se marca tanto en la ropa, y lo mejor es que se estira todo lo que podamos, algo así como caminar en las nubes. Pero ¿qué crees?: también es el mejor material para absorber sudor y causar malos olores. 

5. No lavarla bien.


El primer error que cometemos al lavar la ropa interior es hacerlo con agua fría. Según los expertos la temperatura tiene que ser mayor a 60 grados centígrados, si realmente quieres acabar con las bacterias. De acuerdo con el profesor Charles Gerba, de la Universidad de Arizona, cada vez que lavamos los calzones se quedan en el agua por lo menos 100 millones de bacterias. Si no usas agua caliente permanecerán ahí y se transmitirán en la siguiente descarga. 

6. Las tangas. 


Todas las chicas han usado una tanga al menos por curiosidad, pero otras lo hacen a diario, lo cual es muy perjudicial hablando en términos de salud. La tira no cubre bien las partes y el contacto de la tela con el recto es muy peligroso, pues hace que las bacterias se muevan fácilmente. 

7. Ropa ajustada. 


Se vale que de vez en cuando recurramos a esa ropa interior más ajustada que las fajas brasileñas, pues ayuda a que todo luzca en su lugar. Pero hacerlo todos los días ya es otra cosa. Las partes privadas generan fluidos naturales y cuando usas calzones apretados éstos disminuyen provocando irritación. La clave está en revisar que NO dejen marcas en tu piel, si lo hacen hay que cambiarlas por prendas más holgadas. 

8. Utilizar la secadora. 


Aunque no parezca la ropa interior también tiene caducidad, y si la metemos a la secadora lo único que hacemos es arruinar más rápido la elasticidad del elástico. Lo recomendable es secarla al sol. 

9. Usarla dos veces. 


Es OBLIGACIÓN cambiar la ropa interior todos los días. Los gérmenes que se generan en horas son suficientes para causar infecciones, peor si corremos o vamos al gimnasio. La ropa sucia no protege en nada, sólo forma una bomba de bacterias. 

10. No renovarla cada 6 meses.


¿Cuándo fue la última vez que compraste lencería? La misma atención que ponemos al cambiar de pantalones o de blusas debemos poner en la ropa interior. Los expertos recomiendan desecharla por lo menos cada 6 meses, ya que no sólo pierden la forma, tienen olores raros o ya no te quedan, sino que también alojan millones de gérmenes. 

Y bien, ¿lista para cambiar de lencería?

Recomendados
Recomendados