Mi patrón me estrenó por atrás y me encantó. Y ahora me dejo usar cada vez que él quiere…


¨Le dije que no, pero no le importó y me la metió¨ A sus 22 años, Cecilia se encontraba estudiando la carrera de enfermería, sin embargo, tenía un periodo largo de vacaciones, así que decidió buscar empleo, después de varias entrevistas, llegó a la casa de Franklin, un hombre de 31 años, cuando ella lo vio, no hizo otra cosa que morderse los labios, le parecía atractivo de pies a cabeza, él le dijo que pasara y comenzó a explicarle que necesitaban a una persona para cuidar a su madre, pero nadie imaginó lo que pasaría en ese lugar…



Era una anciana, que apenas y podía mantenerse sentada, Franklin fue sincero, la señora tenía un carácter difícil, sin embargo, a Cecilia le daba igual, pues no hacía otra cosa que imaginarse con ese hombre en la cama, aceptó enseguida.

Después de un par de semanas, se le entregó el uniforme, Cecilia descansaba los domingos, sin embargo, aquél día surgió un imprevisto y Franklin le pidió apoyo, sólo serían un par de horas. La anciana estaba muy cansada, Cecilia la llevó a dormir y decidió preparar la mejor de sus recetas para consentir a su patrón.

Cuando Franklin entró no lo pudo evitar, ver a la chica con un par de pantalones ajustados que hacían resaltar la forma de su trasero y le marcaban la cintura, con esa blusa blanca, le hizo sentir adrenalina por todo el cuerpo. Pasó saliva lentamente y le preguntó: ¨ Hola Cecilia, ¿Y mi madre?¨. Ella volteó sorprendida y tiró por accidente la cuchara, fue inevitable no sentir nada al verla agacharse, su miembro se levantó.

Cecilia le dijo que su madre estaba dormida, Franklin respondió: ¨Te ves muy guapa hoy, ¡Te invito al cine!¨. Aquella propuesta, no pudo ser mejor, la chica hace mucho la estaba esperando y sin titubear aceptó, subió a cambiarse. En el camino se sintió la tensión, no hicieron otra cosa que desearse con locura.


Al llegar a la sala del cine, se fueron hasta el final, ese par de asientos en los que no había nadie alrededor, sólo Cecilia y Franklin en la oscuridad, no iban a perder el tiempo en ver la película, ella llevaba un vestido negro, que apenas y le cubría el trasero, le quedaba embarrado al cuerpo, el patrón no hacía otra cosa que mirarla una y otra vez, tenerla cerca y no poder tocarla, lo estaba matando, le dijo: ¨Estás bien buena¨ y la besó, ese beso no tenía nada tierno, empezó con una mordida suave y terminó con un intercambio de lenguas. Ella sintió cuando su tanga se mojó, estaba realmente caliente. Franklin le metió la mano y comenzó a masajear sus partes suavemente, ella le bajó el cierre y le hizo lo mismo a su gran miembro. Decidieron salir del lugar.


En el coche no dejaron de tocarse, se fueron a casa, no podían con la temperatura, morían por verse sin ropa, al entrar al cuarto, Franklin la tomó de la cintura y con su lengua le recorrió el cuello, mientras le quitaba el vestido, sólo faltaba el sostén.

Ahora sí...Con el pecho descubierto, él no dejó de tocarlo y besarlo, ella le quitó el cinto y le bajó los pantalones. Los dos estaban en ropa interior, Cecilia se recostó en la cama y Franklin usó sus dientes para quitarle lentamente la tanga. La chica ya no podía más, nunca se había sentido tan cachonda, Franklin le hizo un oral que le provocó venirse tres veces, no dejaba de gritar y gemir de gozo. Cuando el hombre la vio tan prendida, se lo metió, jadeaba sin parar, una posición tras otra, pero él no se venía.

Él comenzó a meterle los dedos por detrás, Cecilia le dijo que no, pero no le importó, siguió tocándola y lamiendo. Franklin fue claro ¨Te lo hice durante dos horas, ahora te toca pagarme¨, sin pedirle permiso se lo metió despacio por detrás, lo que hizo que gritara de dolor, eso lo puso más caliente y se lo metió con más fuerza. Ya estaba tan dilatada, que se olvidó del dolor, con el trasero levantado se movía de adelante para atrás, ¡Le encantó! Finalmente Franklin se vino y le dio una fuerte palmada en el trasero, diciéndole: ¨¡Esa es mi enfermera!¨. Y así fue como el patrón estrenó a una chica de 22.

Recomendados
Recomendados