La humillaban por tener esto en su cara. No creerás lo que hoy cobra por una foto


Lo que para algunas chicas es una bendición, para otras puede ser una maldición si hablamos del atractivo físico. Las curvas, las facciones, el color de ojos, la forma de la nariz, el caballo, la boca, todo se convierte en un arma de doble filo y la modelo Natalia Castellar, compartió su historia para crear conciencia de ello. En su caso, el problema que después se convirtió en su salvación fueron sus pobladas cejas.

“Cuando era niña, todos me señalaban. Me hacían burla por lo gruesas y largas que son mis cejas. Lo único que quería era depilarlas por completo”, relata la joven de 17 años originaria de Puerto Rico.



Las tendencias actuales han marcado que las cejas pobladas es uno de los aspectos más cotizados. A Natalia no le cuesta trabajo tenerlas así, es algo que se le da natural pero no siempre fue bueno. Hoy la hacen aparecer en diversas revistas de moda de alto prestigio y cobra grandes cantidades por sesión de fotos. Su último contrato fue con una importante marca de zapato y por solo modelarlos, ganó una cantidad similar a los 150,000 dólares.


De pequeña sus cejas le causaban mucha inseguridad, sus compañeros de escuela se burlaban una y otra vez, había días donde fingía estar enferma para no tener que escuchar esas duras críticas otra vez, su mamá era quien la animaba, pero al terminar las clases, volvía a sentirse triste. Un día estuvo a punto de depilar sus cejas, pero su madre lo impidió. 



Al poco tiempo las cejas pobladas comenzaron a tomar popularidad y Natalia empezó a confiar más en su físico pero sobre todo, decidió que su belleza sólo dependía de ella misma y no de las tendencias o lo que otros pensaran.

“Ahora no me importa si están de moda o no. ¡Amo mis cejas!” declara con orgullo a quienes se acercan para conocer su historia. Las cejas de Natalia se han convertido en su marca personal y su distintivo más grande. 



La fama llegó gracias a Tumblr, pues sus imágenes llamaron la atención de la revista “Paper”, una sesión fotográfica después, los lectores la amaban. Claro, no todo era miel sobre hojuelas, los comentarios negativos aparecían de vez en cuando, pero la modelo aprendió a ignorarlos, “Muchos trolls me dejan comentarios agresivos sobre mis cejas, pero los ignoro porque sólo buscan que les responda. En vez de ello deshabilité mis notificaciones porque quiero mantener una red social positiva”. 



¿No te parece una historia inspiradora?
Recomendados
Recomendados