Fue encerrada en una cárcel de hombres por 30 días. Cuando salió pedía que la mataran


El caso del youtuber Sajid Mister Diva, mejor conocida como Renata Altamirano a dado mucho de que hablar en los recientes meses, luego de haber sido acusada y detenida por presuntamente abusar de un joven menor de edad.





En enero del año pasado en Naucalpan, Estado de México, Renata y dos de sus amigas se encontraban en una estética tomando cerveza; un cliente menor de edad llegó momentos después solicitando un corte de cabello. Renata comenzó a acosar al menor y le ofreció dinero a cambio de estar con ella. En un principio el joven aceptó, pero luego se arrepintió, fue cuando la youtuber trató de obligarlo. Después de conocer lo sucedido los padres del menor interpusieron una denuncia en contra de Renata, quien fue detenida por la policía de la ciudad de México…

En ese momento Renata se encontraba pasando por el proceso de transformación a mujer, pero sus documentos oficiales seguían siendo los de un hombre, por esta razón la policía la ubicó en el área varonil de el Centro Preventivo y de Readaptación Social de Tlanepantla “Lic. Juan Fernández Albarrán” (Penal Barrientos).


Varias organizaciones a favor de los derechos de la comunidad L. G. B. T. se solidarizaron con la causa de Renata y reclamaron que no debería estar en el área de hombres, ya que se vulneraban sus derechos humanos.

Luego de un largo proceso judicial, Renata logró salir de prisión el pasado viernes 20 de enero y al no existir pruebas en su contra fue absuelta del delito que se le imputaba.

Desgraciadamente ella nunca podrá olvidar todo lo que experimentó dentro de prisión:

“Yo no podía creer lo que estaba pasando y trate de mantenerme fuerte, pero no pude contener mis lágrimas, todo el tiempo me la pasaba llorando, mis compañeros me humillaban todo el tiempo y a la hora del descanso se turnaban para meterse a mi celda y abusar de mi, ni siquiera puedo contar las veces que esto ocurrió. A veces me llevaban a sus celdas y todos sus compañeros me golpeaban, me insultaban y hacían lo que querían conmigo”.




“El sistema penal en México no sirve, uno es culpable hasta que se demuestre lo contrario, pero yo siempre fui inocente, ahora cómo me voy a recuperar de todo lo que pasé en esos 30 días, y es que cuando salí todo lo que quería era que me mataran, afortunadamente pude seguir. Ahora soy libre, pero jamás voy a olvidar por el infierno que pasé”, señaló en su testimonio Renata.
Recomendados
Recomendados