7 animales que parecen inofensivos, pero son mortales. El #4 mata sólo por entretenimiento


El reino animal está lleno de criaturas adorables, pero detrás de esos ojos tiernos y una cara inocente, puede esconderse un terrible asesino. Sí, hay animales que para sobrevivir se han convertido en unas auténticas máquinas de matar y otros que hasta quitan la vida por diversión, justo esas especies son las que conocerás en esta lista donde evidentemente, sólo sobreviven los más fuertes.


Puede parecernos horrible lo que hacen, pero no debemos olvidar que se guían por su instinto y que aunque para nosotros parezca crimen, para ellos sólo es una manera de adaptarse a su entorno. Estas son 7 de las especies animales más letales : 


1.- Hipopótamos


Aunque nos parece adorable ver a los hipopótamos nadando en el zoológico o en su hábitat natural,  los imaginamos bailando con un tutú un poco de ballet, estos animales son unos de los más agresivos en el mundo, con decir que los cocodrilos y caimanes les temen, imagínate.

Animales como las hienas y los leones se han deleitado con hipopótamos jóvenes pero han muerto en manos de los hipopótamos padres, quienes no limitan su ira. Viven en manadas y el macho líder es el único que puede aparearse con las hembras, cuando ellas están en celo aumenta la agresividad del líder, impiden que los jóvenes se metan con ellas y mejor hacen sus propias manadas. Se sabe de ataques de hipopótamos a barcos y a personas que nadan en su territorio, protegen a sus crías y su hábitat.

En tierra no son tan agresivos, su actitud se da por la facilidad o dificultad de encontrar alimento. 

2.- Arañas que comen murciélagos 


Aquí no se trata de un ejemplar particular, son arañas que habitan en todo el mundo exceptuando la Antártida. Por lo general, estas arañas cazan y se alimentan de murciélagos de diferentes tamaños. Hasta hoy se conocen 52 especies de arañas que realizan esta práctica, el 90% de ellas vive en regiones tropicales. 

3.- Peces que comen pájaros 


Seguro has visto a los pájaros que vuelan sobre el mar o algún lago y cazan a peces para comerlos ¿verdad? Pues algunas especies de peces han evolucionado y ahora son ellas quienes se alimentan de las aves, tal es el caso de algunos peces de agua dulce como el bagre, específicamente el Silurus Glanis. Esta especie habita en Europa, Medio Oriente y Asia, tiene una boca enorme y un par de bigotes que les permite atrapar a sus presas, que van desde las gaviotas hasta las palomas. Los científicos afirman que los pulpos también ejercen esta práctica pero no es algo que sea muy estudiado.

4.- Delfines


Nos han vendido la imagen de animales tiernos, adorables y pacíficos, pero son todos unos asesinos cuando de marsopas se trata. En las costas del Reino Unido es común ver marsopas muertas, la mayoría de ellas pierde la vida después de ser atacadas por delfines de nariz de botella. Las investigaciones han demostrado que no lo hacen para alimentarse, tampoco porque pelean territorio, lo hacen por gusto. Estos ataques también se dan hacia otras especies de delfín y hacia sus crías. 

Estas agresiones se dan tanto en delfines en cautiverio como en aquellos que son libres, los científicos creen que matan por entretenimiento, tal como los gatos lo hacen con roedores o lagartijas, otras teorías dicen que practican los ataques con las marsopas para matar a sus crías más fácil, otros que lo hacen por estrés. 

En época de celo las agresiones aumentan, pues cuando los machos no pueden aparearse, se juntan dos o tres de ellos y con golpes, movimientos y sonidos amenazantes, se aparean a la fuerza con la hembra de su elección. 

Por si esto fuera poco, sumémosle el incremento de ataques a seres humanos por todos aquellos animales que son usados para interactuar con la gente y están en cautiverio. Algunos delfines han intentado morder y ahogar a sus entrenadores y a las personas que conviven con ellos…lo mejor es tenerlos muy lejos. 

5.- Sapos que comen ratones 


Algunos les conocen como “sapos cornudos” o “sapos pacman” por todo lo que pueden comer, habitan en Sudamérica. Son de gran tamaño  y su boca es prácticamente gigante (casi la mitad de su cuerpo), por lo tanto comen todo lo que se les atraviesa como insectos, ranas, lagartijas, arañas, aves pequeñas y ratas o ratones casi de su mismo tamaño. 

Los sapos cornudos comen tanto que incluso se han encontrado ejemplares muertos por asfixia. ¿Te imaginas caminar por la selva y ver a un sapo muerto con una rata saliendo de su boca? Pesadilla segura.

6.- Polillas que beben sangre


Sí, los mosquitos no son el peor de los problemas. Investigaciones recientes han revelado que las polillas han desarrollado un gusto por la sangre de humanos y otros animales. 

Este cambio en las polillas muestra que la evolución continúa, así surgieron las polillas vampiro que habitan en Siberia. Son mucho más grandes que el mosquito común y por lo tanto, al morder a los humanos o algún otro ser, necesitan más sangre para saciar su hambre. Pueden durar hasta 20 minutos absorbiendo sangre, provocan más dolor y una gran marca en la piel.

7.- Mantis que comen pájaros 


Sí, recurren a pájaros pequeños como los colibríes para llenar su apetito pero no es lo único que las convierte en una especie asesina. Después de realizar el acto que lleva a su reproducción, matan y se comen al macho. También pueden alimentarse de lagartijas pequeñas, ranas, serpientes y roedores, definitivamente no podemos dejarnos llevar por su tamaño, sus garras y su habilidad para cazar son impresionantes.
Recomendados
Recomendados